¡Namaste!

Mi trabajo, mi estudio y mi práctica es el Yoga, que me aporta: salud a mi cuerpo, calma a mi mente y serenidad a mis emociones

Y estoy aquí para que también te ayude a ti.

¡Namaste!

Mi trabajo, mi estudio y mi práctica es el Yoga, que me ayuda dar salud a mi cuerpo, calma a mi mente y serenidad a mis emociones

Y estoy aquí para que también te ayude a ti.

Soy Nuria.. y también Hánsika. Era abogada y ahora soy profesora, estudiante y practicante de Yoga. Soy esposa y también madre.

Aunque el Yoga me ha enseñado que lo que soy va mucho más allá de todo esto.

Y lo que tú eres también.

Cuando asistí a mi 1ª clase de Yoga declaré que aquello tan lento no era para mí.

Hace muchos años tras una lesión en la rodilla, asistí a mi 1ª clase de Yoga en una sala del recinto donde iba a nadar. La sesión me pareció aburridísima y declaré que eso tan lento no era para mí.

Años más tarde, en 2008, cuando trabajaba como abogada en Barcelona, entré en contacto con la filosofía espiritual de la India. Descubrí las enseñanzas del maestro Swami Premananda y mi visión del mundo y de mí misma empezaron a cambiar. Por aquella época también descubrí el yoga dinámico (“Vinyasa yoga”) y empecé a practicar con regularidad.

En aquella época, en que trabajaba largas jornadas y bajo presión, el Yoga me ayudó a sentirme mejor. No sólo con mi cuerpo, que pasaba muchísimas horas ante una pantalla, sino sobre todo a gestionar mejor el estrés y las presiones del trabajo.

Entendí la importancia de, en medio de la agitación del día a día, tener momentos para prestar atención a nuestro interior.
yoga terapeutico

Así empecé a dar clases

Con ganas de saber más sobre lo que hacía en la esterilla, estudié el curso de formación que ofrecía el centro de donde era alumna.

Para ese curso, teníamos que practicar dar clase con familiares y amigas. Recuerdo que primero se apuntó una amiga (Paula), que trajo a su amiga (Ingrid), y una prima (Lucía) que venía con su amiga (Celina). Y así fue cómo esas clases fueron el inicio de un camino profesional que llega hasta hoy.

Así empecé a dar clases

Con ganas de saber más sobre lo que hacía en la esterilla, estudié el curso de formación que ofrecía el centro de donde era alumna.

Para ese curso, teníamos que practicar dar clase con familiares y amigas. Recuerdo que primero se apuntó una amiga (Paula), que trajo a su amiga (Ingrid), y una prima (Lucía) que venía con su amiga (Celina). Y así fue cómo esas clases fueron el inicio de un camino profesional que llega hasta hoy.

Formación constante

En 2011 viajé a NYC para ir a las escuelas más importantes de Occidente y en cuanto conocí al maestro Dharma Mittra, dejé de buscar y supe que quería aprender de él.

Así lo hice. En 2012 me formé en Dharma Yoga Center y, desde entonces, he asistido a multitud de clases, cursos, talleres y formaciones de Yoga con profes de distintos estilos, linajes y países.

Esto me ha llevado a especializarme en Hatha Raja Yoga, Vinyasa, Yoga para embarazo y postparto, en Yoga para el suelo pélvico y, felizmente, en Yoga terapéutico.

Formación constante

En 2011 viajé a NYC para ir a las escuelas más importantes de Occidente y en cuanto conocí al maestro Dharma Mittra, dejé de buscar y supe que quería aprender de él.

Así lo hice. En 2012 me formé en Dharma Yoga Center y, desde entonces, he asistido a multitud de clases, cursos, talleres y formaciones de Yoga con profes de distintos estilos, linajes y países.

Esto me ha llevado a especializarme en Hatha Raja Yoga, Vinyasa, Yoga para embarazo y postparto, en Yoga para el suelo pélvico y, felizmente, en Yoga terapéutico.

El Yoga se trata de reconectar con esa chispa interior, tan tuya, que no cambia a pesar de la edad, las circunstancias y los distintos roles del día a día.

El Yoga tiene sentido si te sirve para tu vida.

Mi formación en yoga terapéutico, en los últimos años, ha cambiado mi manera de entender mi práctica y la enseñanza.

Esta línea más terapéutica del Yoga enseña que determinados gestos y posiciones de nuestro cuerpo y determinadas actitudes y tendencias de nuestro carácter y comportamiento pueden hacernos daño. Y también nos enseña cómo el Yoga nos ayuda a ser conscientes de todo ello y a ganar salud en sentido completo. Esto es lo que me gusta transmitir en mis clases.

He colaborado con estudios de Yoga, empresas, ONG, instituciones académicas, eventos y domicilios particulares.
yoga y maternidad

El Yoga y ser madre

En 2013 fui madre por primera vez y eso marcó un antes y un después en los aprendizajes de la vida y en mi entendimiento de cómo el Yoga nos ayuda.

Cuando trabajaba como abogada, el Yoga me ayudó a gestionar el estrés, a concentrarme y a ganar lucidez para resolver problemas.

Después de ser madre, el Yoga me ayuda a ser más paciente, a ponerme en el lugar de la otra personita, a gestionar mi humor y a dar ejemplo de autocuidado.. (de todos modos, queda un largo camino por recorrer en este ámbito de la maternidad..).

El Yoga y ser madre

En 2013 fui madre por primera vez y eso marcó un antes y un después en los aprendizajes de la vida y en mi entendimiento de cómo el Yoga nos ayuda.

Cuando trabajaba como abogada, el Yoga me ayudó a gestionar el estrés, a concentrarme y a ganar lucidez para resolver problemas.

Después de ser madre, el Yoga me ayuda a ser más paciente, a ponerme en el lugar de la otra personita, a gestionar mi humor y a dar ejemplo de autocuidado.. (de todos modos, queda un largo camino por recorrer en este ámbito de la maternidad..).

Cómo entiendo el Yoga

Algunas pinceladas sobre cómo entiendo la práctica del Yoga

Con el trabajo, con mis embarazos, con mis hijas, con mi pareja, con mis amigos…. En todos los ámbitos de mi vida, el Yoga ha sido mi gran ayuda.
Aún me considero principiante en este camino. Pero no sé qué habría hecho si no hubiera sido por esta práctica.
Ser útil para las personas de hoy. Para la mayoría, practicar dos horas a diario puede no ser realista y puede llevar a un sentimiento de frustración por no cumplir su propósito. O para a mayoría de los cuerpos, ponerse una pierna detrás de la cabeza no sea muy viable..
 
El Yoga no debe ser una carga sino una herramienta para sentir más plenitud, libertad y salud.
A veces me encanta hacer posturas sofisticadas y sentir que mi cuerpo se pone fuerte y flexible, pero eso mismo se podría lograr con otras disciplinas.
 
Lo mejor del Yoga es cómo influye en cómo gestionamos nuestro ánimo y reacciones en nuestro día a día y en los distintos contextos en los que nos movemos.
La plenitud está en nuestro interior. Sólo tenemos que descubrirla.
 
El Yoga nos enseña que no somos ni nuestros conocimientos, ni nuestro trabajo, ni nuestro rol familiar, ni nuestro nombre, ni nuestra edad, ni nuestro estatus social, etc..
Cuando realizamos un ásana, nuestro cuerpo se estira, purifica, flexiona, fortalece o relaja…
pero lo más importante es lo que sucede con la energía de nuestro cuerpo y con la actividad de nuestra mente.
Del mismo modo que aprendemos a conducir con alguien que sabe conducir o que aprendemos un idioma con alguien que lo habla o escribe, considero que contar con alguien que sabe indicarnos qué técnicas, cuándo, cuánto y cómo, es fundamental si queremos que el Yoga nos sirva todo lo que nos puede servir.

Para ti, que deseas una vida con más salud, menos estrés y más paz mental, en esta web te ofrezco contenido cuidado y creado para ti, para que puedas disfrutar del Yoga tanto como lo hago yo.

Maestros referentes

Del mismo modo que cuando quieres saber conducir, aprendes con alguien que ya sabe, cuando te interesas por el camino del Yoga, es necesario aprender de alguien más experimentado.

Y, aunque el concepto de «gurú» o «maestro/a» no está  de moda, yo tengo mis referentes y, al mencionarlos aquí, siento que, de algún modo, les rindo homenaje y agradecimiento:

Sri Swami Premananda. Es quien considero mi «guru». 

Sri Dharma Mittra, con quien aprendí una nueva forma de entender la práctica del Hatha Yoga.

Andrei Ram, de gran inspiración con sus prácticas energéticas y su reconfortante amistad.

Víctor Morera, sabio maestro de Yogaterapia, de la salud en sentido amplio, de humanidad y de la vida. Desde que estudio con él se ha transformado mi práctica y mi enseñanza.

Asimismo Yoshio Hama y Grazia Suffritti son de gran inspiración para mí y fuente de muchos aprendizajes.

Y, por supuesto, mis hijas Gáyatri y Uma, y mi esposo Naren

Por cierto..

..No te he contado qué significa «Hánsika» y por qué digo que también es mi nombre…

Esto te lo cuento en este post del blog.

Testimonios

Algunas personas que practican conmigo dicen esto:

¡Gracias por leerme y conocerme!

Descubre las formas de practicar conmigo

Encuentra el equilibrio en tu vida practicando el Yoga que se adapta a ti

nuria parera yoga terapeutico

Personalizado y terapéutico

Teniendo en cuenta tu rutina, tus hábitos, tu postura corporal y tu historia personal, te diseño tu práctica individualizada, adaptada a ti y compatible con tu vida.

yoga online nuria hansika

Clases de Yoga online

Clases de yoga online en grupos reducidos. En directo o a la carta, ya que tendrás acceso multitud de sesiones grabadas y sesiones especiales temáticas para practicar cuando quieras.

Yoga para empresas y eventos

Demuestra que te interesas por el bienestar de tus equipos, clientes, alumnos o invitados, cuidándoles y ofreciéndoles más que una experiencia.